De posada en posada. Valle de Liébana, 1:00 p.m.

Las posadas nos abren las puertas de la Cantabria auténtica.

A pocos kilómetros se abre el valle y allí, abajo, espera la meta de hoy: el Monasterio de Santo Toribio.