De la mar al plato. Mercado de Santander, 9:30 a.m.

Hay que madrugar para comprar bien, porque el producto de calidad se vende solo.

Aún es de noche cuando los aromas - a mar, a huerto, a prado - comienzan a inundar el pronto bullicioso mercado.